Comentarios sobre Budapest de Chico Buarque

Comentarios sobre Budapest de Chico Buarque

Terminamos con gusto el libro de Chico Buarque. Para cerrar este ciclo, algunos de los lectores escribieron:

José Luis Barranco García:
Porque mi mano sería siempre mi mano, quienes escribían por los demás eran como mis guantes, de la misma forma que el actor se traviste de mil personajes para poder ser mil veces el mismo, denominado así como nómada de la lengua.
José Costa, personaje central originario de Brasil, recala en Budapest, como en efecto óptico, dejando atrás familia, amigos y compañeros. Se aventura en un mundo nuevo y fascinante con gente desconocida, ideologías enigmáticas, con un idioma sencillamente apabullante.
Inmerso en un juego para abandonar un pasado y crear un nuevo universo donde la supuesta fuerza a la que se atribuye la determinación inevitable de todo lo que ocurre y mientras sucede esto, el resto de los personajes continúan su evolutivo trajinar de vidas.

———————
Gilberto Fierroreyes:
El relato anecdótico de este singular autor, en cierto modo divertido, en otros angustiante, es la vida interna de un escritor, un “negro”, que vive deseando ser reconocido como autor de altos vuelos.
El manejo de su narrativa es referida a dos áreas: lo que realmente ocurre con él en Río, que viene a ser un algo rechazable para José y lo que ocurre en su imaginación. ¿Nunca estuvo en Budapest? Parece que no; todo está referido a un yo interno que suena demasiado yo, yo, y yo. Por lo que encuentro el relato oníricamente fragmentado, tal y como ocurre durante un sueño y también mientras recibimos el contenido narrativo de una canción.

Visto así, el libro adquiere un alto valor literario, mismo que invita a releerlo en diferentes épocas para descubrir, cada vez, todos los vericuetos que esconde.

——————–
Carla Paola Salinas B:
Me parece que es un libro interesante que aparenta ser bastante ágil en su lectura pero que encierra una serie de sucesos encriptados que el lector tiene que ir descifrando a lo largo de la lectura.
José Costa, el personaje principal, es un escritor negro que vive con una completa inseguridad en sí mismo, es capaz de dejar a su familia e iniciar una nueva vida en Budapest, y después aparentar que no pasa nada y regresar a su verdadero mundo pensando que todo será como antes.
Sumergido en su propio mundo es capaz de llevarte a conocer lo que la fantasía recrea en sí mismo y a veces llega a ser bastante difícil diferenciar en qué momento está hablando de la realidad y en qué momento es fantasía.
Un personaje que no toma en cuenta a su esposa hasta que la siente perdida ni a su hijo que en realidad toda la trama se la pasa siendo un ser humano sin importancia.

————
Merari Fierro:
Cerré el libro de Chico Buarque y me quedé con la deliciosa sensación de haber regresado de un viaje relámpago. No sólo me sorprendió la manera en que acaba la historia, donde confirma la idea del “juego de espejos”, el autor que se convierte en personaje de sus propio libro, el personaje que tiene vidas paralelas, la repetición de la historia, el juego del libro dentro del libro. También movió mi recuerdo de mi estancia en Budapest: reflejó lo que hacía mucho tiempo no veía de aquel viaje: la lengua húngara vista desde un extranjero y Budapest como el hogar presente… Gracias a este libro alcancé a trivializar lo que tanto me pesaba de mi experiencia en esas tierras: me reí viéndome a mí misma jugando con las palabras en húngaro, descubriendo la pasión y blancura magiar y buscando (sin encontrar) más confirmaciones de mi otro yo viviendo allá. Ahora sólo quedaría viajar a Río de Janeiro para escuchar-vivir-bailar el portugués y comparar.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *